-653308_w1020h450c1cx532cy248

¿Te animas a darle un toque de alegría? Anís, pino, oliva, menta, flúor… El color verde tiene un sinfín de tonalidades y puede ser la opción perfecta para aportar un toque natural y fresco a tu hogar. ¡Atenta a estas ideas de decoración!

Se trata de un color que inspira positividad, paz y armonía. El verde se puede adaptar a cualquier estancia de nuestra casa y de maneras muy diferentes: en paredes, objetos decorativos o incluso elementos naturales, como las propias plantas. ¿Quieres saber cuál es la mejor manera de combinarlo?

-653302_w650

El dormitorio y el jardín, dos estancias claves

 Debido a la sensación de paz ya hemos comentado antes, el color verde se emplea frecuentemente para pintar las paredes de los dormitorios. Si se trata de la habitación de los niños, la tonalidad que se emplea es más brillante y viva mientras que para eldormitorio de los adultos se suele optar por el verde claro o bien el verde botella combinado con otras tonalidades. ¿Sabías que también puede resultar la opción perfecta para el jardín? Especialmente si lo usamos en maceteros y elementos decorativos ya que estará en consonancia con la naturaleza.

-653281_w650

Diferentes combinaciones

 Al existir infinidad de tonalidades verdes, este color admite muchísimas combinaciones. Pero para hacerlo más fácil, aquí te enseñamos cuáles son las más recurridas:
  • Blanco: la opción ideal si buscamos armonía y sofisticación.
  • Marrones y tonos tierra: especialmente si los empleamos en el salón. Hay que tener en cuenta que si el mobiliario es de este color, el verde que usemos tendrá que ser en tonos claros para no crear una sensación de opacidad.
  • Otras tonalidades verdes: ¿por qué no combinar verdes claros con oscuros? Aunque puede ser algo arriesgado, si nos las apañamos para encontrar la fusión ideal podemos disfrutar mucho del resultado.

Recuerda que puedes usar el verde que más te guste e introducirlo como quieras: si no quieres pintar las paredes, lo puedes añadir a tu decoración mediante cojines, alfombras y pequeños detalles en este color, ¡es cuestión de gustos!

Un despacho de color verde, ¿por qué no?

Los despachos con un look totalmente verde se han puesto muy de moda en aquellas empresas que quieren ser dinámicas y distendidas. La razón es que este color es capaz de apaciguar y estimular, confiriendo al conjunto un espíritu ecologista. Para crear un despacho dinámico, opta por el verde anís, el verde lima o incluso el verde eléctrico, si prefieres algo más relajante, emplea el verde en tonos pastel.

Cuidado con los oscuros

Si bien encontramos todas las cualidades a los tonos claros y vivos, el verde oscuro no arrastra tantas. Es un color fuerte y bastante sombrío que hay que manejar con precaución en un interior poco luminoso. El verde pino se aprecia particularmente por su elegancia y su originalidad en un salón o en un dormitorio, ya que permite crear una atmósfera muy chic, pero tienes que mezclarlo obligatoriamente con materiales ligeros y tonos luminosos para no asfixiar el espacio: blanco, gris claro, plata, botella…